Derechos, deberes y valores

Derechos, deberes y valores
El maltrato infantil atenta contra los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes

martes, 18 de enero de 2011

Papa, ¿cuánto ganas por hora?

Una historia para reflexionar.

"El deber de los padres no es solo trabajar día y noche para dar todo lo material que necesita la familia, también es su deber dar amor, compresión y dedicar tiempo de calidad a sus hijos e hijas"


La noche había caído ya. Sin embargo, un pequeño hacía grandes esfuerzos por no quedarse dormido. Estaba esperando a que su padre llegara de trabajar y el motivo bien valía la pena.

Sus ojos comenzaban a caer pesadamente, cuando se abrió la puerta. El niño se incorporó como impulsado por un resorte, y soltó la pregunta que lo tenía tan intrigado:

-Papi, ¿cuánto ganas por hora? -dijo con ojos muy abiertos.

El padre marchó a primera hora de la mañana el sol apenas asomaba timidamente por la ventana y todos dormían en casa aun. Después de un ajetreado día en la oficina salía de alli cuando el sol hacia rato que se había ocultado de nuevo en el horizonte. Cuando llegaba a casa apenas le quedaban ganas de esforzarse en hablar. De modo que molesto y cansado fue tajante en su respuesta:

-Mira hijo, eso ni siquiera tú madre lo sabe, no me molestes y vuelve a dormir, que ya es muy tarde.

-Si papi, necesito que me lo digas ¿Cuánto te pagan por una hora en tu trabajo? -reiteró suplicante el niño.
Contrariado, el padre apenas abrió la boca para decir: -Cinco Euros.

-Papa.., ¿me podrías prestar 2 Euros? -preguntó el pequeño.

El padre muy enfadado, tomó al pequeño del brazo y en tono brusco le dijo:

-Asi que para eso querías saber cuánto gano, ¿no?. Vete a dormir y no sigas fastidiando

El niño se alejó con la mirada triste y cabizbajo y se encerro en su habitación. El padre, al meditar lo sucedido, comenzó a sentirse culpable: "Tal vez necesita algo", pensó, y queriendo descargar su conciencia se asomó al cuarto de su hijo y con voz suave le preguntó:-¿Duermes hijo?

-No papi, dime..... - respondió.

-Mira, lo he pensado mejor y he decidido darte el dinero que me pides, siempre y cuando ahora me digas en que lo querias gastar.

-Gracias papi -susurró el niño mientras metía su manita debajo de la almohada, de donde sacó otras tres monedas iguales-. ¡Ya lo tengo todo! -gritó feliz-.Por fin conseguí los cinco Euros. Ahora papá....con este dinero.........

¿ME PODRÍAS VENDER UNA HORA DE TU TIEMPO?

La importancia de la familia es primordial y el tiempo dedicado a ella es el mejor invertido. En ocasiones podemos darle mayor importancia a otras actividades descuidando la vida familiar. No solo los padres, sino también los hijos, sobre todo conforme van creciendo, pueden descuidar esta vida familiar.espero que este relato les invite y pueda ayudar a reflexionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario