Derechos, deberes y valores

Derechos, deberes y valores
El maltrato infantil atenta contra los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes

martes, 1 de febrero de 2011

El llanto permanente de un niño puede revelar el maltrato infantil


El llanto persistente de un niño y la depresión son dos de los elementos importantes que se debe tomar en cuenta para detectar el maltrato infantil.

Las víctimas de agresiones, golpes e insultos ocultan el maltrato por miedo a recibir más castigos, sin embargo los familiares o amigos que los frecuentan pueden darse cuenta del flagelo que sufren los niños por el llanto y la depresión.

Hace una semana la vendedora de una tienda se dio cuenta del maltrato que sufría un niño de 8 años cuando este se acercó llorando para hacer una compra. Minutos antes fue golpeado con cinturón y un palo por su padrastro.

La vecina denunció el caso a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y un examen médico determinó que el menor tenía 35 días de impedimento.

Como este caso existen cientos que aún no son denunciados por miedo a represalias, manifestó la Defensoría de la Niñez y Adolescencia. Indicó que en la gestión 2010 se presentaron 222 casos de maltrato físico y 408 casos de maltrato físico y psicológico.
EN CASA Y ESCUELAS manifestó que el 98 por ciento del maltrato infantil se realiza en la casa de la víctima y es protagonizado por el padre, la madre, el padrastro, la madrastra u otro familiar cercano. Un 2 por ciento todavía se ejerce en las unidades educativas.
LAS RAZONES Según Castro el maltrato infantil se ejerce por dos motivos; el hecho de que los menores no puedan cumplir con los quehaceres de la casa o con deberes del colegio.

Por este motivo los niños que son víctimas de golpes, e insultos oscilan generalmente entre los 6 y 12 años. “Los padres o tutores encargan a los niños de corta edad el cocinar, limpiar y cuidar a sus hermanos y un error que cometan puede ser pagado con golpes”, indicó.

Manifestó que en el caso de los deberes escolares los menores son obligados a aprender a escribir, leer o realizar operaciones matemáticas con golpes.

Otro de los factores que influye para que se ocasione el maltrato infantil es el estado de ebriedad de parte de los padres o familiares.
Denunciar el maltrato infantil es una obligación de todos los ciudadanos. Esta acción puede ser realizada de manera anónima y no es sancionada de ninguna forma, aun si no es evidenciado el maltrato. “Las denuncias de los niños son muy valiosas porque son ellos los que están en contacto con la víctima o son las víctimas”.

Las sanciones son mínimas
Tanto la ley del Niño, Niña y Adolescente como el Código Penal prevén sanciones al delito de maltrato infantil.

“Hemos visto casos en los que los padres se comprometen a no agredir más a sus hijos, pero a los pocos días el menor vuelve otra vez golpeado y esto es algo que no se puede permitir”, agregó a tiempo de pedir a las autoridades que realicen modificaciones a las normas.
Los golpes disminuyen la memoria y el lenguaje de los niños
El psicólogo Daniel Vásquez manifestó que el flagelo y el maltrato psicológico hacia los niños puede causar la disminución de las capacidades de memoria y lenguaje en los menores.

Indicó que después del maltrato el niño puede disminuir incluso su concentración y convertirse en una persona insegura.

“Los niños que han sido castigados con golpes e insultos le temen a la persona que los maltrata, que en muchos casos es un ser querido y sienten que no los quieren, entonces ellos tampoco se quieren y se sienten inseguros”, sumó.

FUTUROS AGRESORES Al recibir los golpes los niños también se pueden convertir en futuros agresores. Si son educados con golpes pueden ejercer la misma modalidad que les fue aplicada para educar a sus hijos.

Vásquez recomendó a los padres agresores acudir a un profesional en psicología para controlar los impulsos y evitar daños irreparables en los niños.

Fuente: http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2011/0131/noticias.php?id=807

No hay comentarios:

Publicar un comentario