Derechos, deberes y valores

Derechos, deberes y valores
El maltrato infantil atenta contra los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes

lunes, 28 de marzo de 2011

Desde la escuela también luchamos en contra de la Violencia Infantil y escolar II parte

Maltrato de infantil- sólo estas palabras nos horrorizan. ¿Cómo puede alguien causar intencionalmente dolor a un niño inocente y desamparado? Sin embargo, esto sucede día a día en el mundo incluso ante la mira indolente de algunas personas que prefieren callar y "EVITARSE" un problema.


Un mensaje para los que pierden la paciencia

Lo primero es que Ud. sepa que sólo Ud. puede controlar su propia violencia.

Cuando se sienta a punto de perder el control recuerde:

Procure poner distancia entre Ud. y el menor, aún dentro de su mismo hogar.
Si le es posible, dé una caminata lo suficientemente larga que le permita recobrar la calma.
Si no puede salir de su casa, concentre su energía en alguna labor fuerte que le ayude a descargar su cólera.
Tómese unos minutos para hacer ejercicios y relajarse.
Llame a alguien de su confianza y converse un rato mientras se tranquiliza.
Piense en algo agradable que le ayude a aliviar su tensión.
Tenga presente que su problema no es único. Muchos otros han pasado por lo mismo y han logrado vencer. ¿Por qué no usted?
Busque ayuda profesional.



¿POR QUE NO SE DENUNCIA EL MALTRATO?

Debido a que en ambos casos de maltratos (en el de la mujer y el maltrato infantil9, la mujer como esposa o como madre vive situaciones emocionales perturbadoras, encontramos algunos aspectos que hacen que no se efectúen denuncias en contra del agresor:

Por pérdida de autoestima. Baja autoestima que impide dar respuesta a la agresión.
Ambivalencia hacia el maltratador por el que siente miedo, agresividad y amor.
Ansiedad de la marcha que conlleva la responsabilidad del fracaso familiar y, en la mayoría de los casos, hacerse cargo de los hijos.
Consecuencias económicas de una marcha. La dependencia económica y afectiva de la víctima con el agresor. Falta de recursos económicos. No tener a donde ir, etc.
Indecisión. Tendencia a desvalorizarse y culpabilizarse. Actitud temerosa.
La no aceptación del fracaso matrimonial o de pareja queriendo sostener la relación hasta límites insoportables.
La falta de conciencia de estar siendo maltratado (solo se debe denunciar cuando hay lesión). El sentimiento de culpa a la hora de denunciar al padre de sus hijos.


“El rostro en un niño es la morada permanente de la alegría y la sonrisa espontánea, señal inequívoca del por qué Dios apuesta el futuro de su Creación en su candidez”
- Prof. Hermes Varillas Labrador


"Un niño no es un juguete, es la más grande manifestación de la naturaleza, la divinidad y la inocencia en todo su noble esplendor... ámalo, cuídalo, cultívalo; NO lo violentes, pues no merece sufrir por tus falencias".


Como tratas,te tratarán.
Los niños aprenden también por observación.No olvidemos que escuhan pero además,miran.
No le des todo lo que pida,dale mejor,lo que no pide ; amor ,alegría,respeto admiración ,aceptación y compañía.

1 comentario:

  1. Gracias por la publicación de una de mis humildes frases... Escrita con amor por nuestros niños que bien lo merecen. Felicitaciones por el portal.

    ResponderEliminar