Derechos, deberes y valores

Derechos, deberes y valores
El maltrato infantil atenta contra los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes

domingo, 25 de septiembre de 2011

Educar en valores a través de cuentos

Una de las funciones de la lectura es la de entretener y recrear por ello los cuentos resultan una excelente estrategia en la enseñanza de valores, La clave posterior de trabajo es hacer las preguntas adecuadas luego de leer el cuento. con los cuentos pasa algo mágico, los niños pueden oír un cuento muchas veces pero siempre quieren que se lo lean otra vez y esa oportunidad es propicia para explicarles los valores y antivalores presentes en el y a su vez estrechar lazos con ellos. Contar un cuento no es un trámite, sino un extraordinario acto de comunicación entre padres e hijos. Por eso requiere un esfuerzo de atención y de interpretación por tu parte. De esta manera, contribuirás a potenciar la imaginación de tus hijos y les transmitirás valores positivos "Intentar explicar a nuestros pequeños que es, por ejemplo, el amor, la generosidad, la amistad o el respeto, nos puede resultar demasiado difícil ya que se trata de conceptos abstractos en los que, podemos perdernos, en el momento de intentar ponerle palabras. Por eso los niños lo entienden todo, perfectamente, cuando le ponemos un ejemplo con palabras sencillas e incluyendo conceptos que conocen o les resultan familiares. Los cuentos son un claro ejemplo de ello. Al mismo tiempo que entretenemos a nuestro niño, podemos ir educándolo en valores, afianzando su confianza y haciendo que su creatividad siga moviendo los motores de su imaginación. les sugerimos el juego de inventarnos cuentos pero, también es cierto, que no todos tenemos la misma capacidad de inventiva. Por eso, si vosotros sois de los que piensan que, una buena historia durante la infancia, les puede ayudar a crecer en buenos sentimientos, hagan uso de esa excelente herramienta" (Tomado de: http://www.unomasenlafamilia.com/cuentos-educar-en-valores.html) Este cuento es un ejemplo de ello: LOS TRES COLADORES En cierta ocasión, un hombre se acercó a Sócrates y le dijo: -Tengo que contarte algo muy serio de un amigo tuyo. Sócrates le miró profundamente con sus ojos de sabio y le preguntó: -¿Ya pasaste lo que me quieres contar por la prueba de los tres coladores? -¿Qué prueba es esa?-le dijo desconcertado el hombre. -Si no lo sabes,escúchamebien. El primero de los tres es el colador de la verdad. ¿Estás completamente seguro de que es cierto lo que me quieres contar? -En realidad, seguro, seguro, no. Creo que es cierto porquelo escuché de un hombre muy serio, que no acostumbra decir mentiras. -Si eso es así, con toda seguridad que no lo pasaste por el segundo colador. Se trata del colador de la bondad. El hombre se sonrojó y respondió con timidez: -Ciertamente que no. Sócrates lo miró compasivamente y siguió diciéndole: -Aunque hubieras pasado lo que quieres decirme por estos dos primeros coladores, todavía te faltaría el tercero, el de la utilidad. ¿Estás seguro que me va a serrealmente útillo quequieres contarme? -¿Util? En verdad, no. -¿Ves? –le dijo el sabio-, si lo que me quieres contar no sabes si es verdadero,y ciertamenteno es ni bueno ni provechoso, prefiero que no me lo digas y lo guardes sólo para ti. Habla sólo lo positivo de los demás para que se sientan aceptados, valorados, respetados. Palabras que animan, que siembran confianza, que tumban prejuicios y barreras, que calientan corazones. La palabra puede herir o animar, desanimar o entusiasmar, ser látigo o caricia. Combate las ideas preconcebidas, borra los prejuicios, limpia las mentes. No juzgues a los demás sino quieres ser juzgado. Urge una educación que recupere la palabra como comunicación del respeto, la amistad, la verdad. Hoy se miente mucho y sin el menor pudor. La publicidad y la retórica de los politiqueros han hecho de la mentira la clave de su éxito. Vivimos en un mundo de charlatanes, atrapados en el sonido de sus palabras huecas. Por ello, es urgente devolverle a la palabra su valor.Educar para que la palabra sea expresión de vida, compromiso. Evita toda palabra que hiera,combate con tenacidad la cultura del grito,la ofensa y el chisme. Es muy difícilsanar un alma herida por el maltrato o repararel buen nombre y la fama pisoteadas por mentiras y chismes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario