Derechos, deberes y valores

Derechos, deberes y valores
El maltrato infantil atenta contra los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes

viernes, 8 de marzo de 2013

8 de marzo - Día Internacional de la Mujer



Manifiesto por el ejercicio real de los derechos de Ciudadanía de las Mujeres con Discapacidad.

07/03/2013 Confederación Estatal de Mujeres con DiscapacidadEscriba el primer comentario de esta noticia

La primera Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadanía, fue redactada en 1791 por Olumpe Guoges, que constituye un alegato en favor de las reivindicaciones femeninas y una proclama de la universalización de los derechos humanos. Reclamaba un trato igualitario hacia las mujeres en todos los ámbitos de la vida, tanto públicos como privados. A ese texto han seguido otros: Declaración Universal de los Derechos Humanos. Carta Internacional de los Derechos Humanos. Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Declaración de Senecar Falls. Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer. Y la Convención sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad, tan importante para todas las mujeres con discapacidad.

Pero lo cierto, es que dos siglos y medio más tarde, siguen todavía perdurando muchas de las reivindicaciones de aquella primera Declaración y manteniendo la esperanza de una sociedad que devuelva la dignidad, el respeto, la justicia la igualdad de trato y de oportunidades a las mujeres, en general y a las mujeres con discapacidad de forma especial, como colectivo al que la sociedad, con sus estigmatizaciones legislaciones y costumbres, ha convertido un grupo mucho más vulnerable, agravada por la situación actual que estamos atravesando.

Las mujeres con discapacidad luchamos por la plena ciudadanía, por el reconocimiento de nuestros derechos y por nuestra participación en igualdad en una sociedad que respete la diversidad. Por ello no se pueden apoyar medidas que pongan en peligro los avances históricos alcanzados hasta la fecha en esta materia. La sociedad no es un mercado, ni las personas piezas intercambiables de un engranaje donde solo cuente la producción y el lucro.

El estado de bienestar es una importante conquista alcanzada a través de la lucha de muchas mujeres y muchos hombres que nos precedieron y que no debemos dejar que desaparezca solamente porque se insista en que se trata de un modelo insostenible. Frente a ello las mujeres con discapacidad alzamos la voz para dejar bien claro que nuestro modelo de sociedad no es éste, sino otro bien distinto en el que los derechos humanos son el discurso y la práctica que marcan nuestro día a día.

Desde la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad, instamos a nuestros dirigentes políticos, a todos los niveles, y en el ejercicio de sus obligaciones, a:

Cumplir y hacer cumplir la normativa aprobada tanto a nivel nacional como internacional, con la finalidad de no incrementar la precariedad y pobreza de las mujeres con discapacidad, que en las actuales circunstancias por las que está atravesando nuestro país está siendo dramática.
Remover los obstáculos existentes, ya sean legislativos o sociales, para el ejercicio real en la igualdad de trato y de oportunidades para las mujeres con discapacidad.
Que se mantenga una red de servicios públicos especializados en materia de prevención y tratamiento de casos de violencia que tengan en cuenta la realidad de las mujeres con discapacidad.
Que se garantice la existencia de un sistema sanitario universal, público y gratuito, totalmente accesible para las mujeres con discapacidad.
Que se garantice un sistema público de pensiones que permita a las mujeres del colectivo poder llevar una vida digna, sin tener que recurrir a modelos privados de gestión.
Que se cuente con los recursos necesarios para dar plena efectividad a la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, pilar fundamental para la emancipación y la vida independiente de las mujeres con discapacidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario